Conociendo la Génesis de un Servicio de Excelencia…

Hace un tiempo, escribí este artículo sobre sugerencias para gestar un servicio de Excelencia para la radio RDA365….Hoy, más vigentes que nunca los contenidos,  lo vuelvo a editar.

Al emprender el camino de armar un negocio propio, de cualquier clase, son múltiples los aspectos y factores a tener en cuenta para imprimir un “sello” personal y distintivo que nos programe para el éxito. La preparación y análisis son necesarios, pero es vital contar también con algunos preceptos que nos van a ayudar mucho a delinear un servicio de Excelencia. Ya se trate de una Empresa que proveerá productos al mercado, o una que se enfoque hacia el Servicio, la génesis para elevar la calidad de la Comunicación al nivel de Excelencia dentro y fuera de la empresa es la misma en ambos casos. Sin ella, caeremos en la mediocridad y no estaremos alineados a ofrecer alto valor en forma continua, que es la marca de fuego de las Empresas magnéticas del Siglo XXI.

Los genes básicos de producción de un Servicio de Excelencia están alineados al nuevo Paradigma del S XXI que integra valores Universales, hoy poco frecuentes, pero sumamente necesarios, tales como:

  • La honestidad
  • La transparencia
  • La Confianza
  • El dominio emocional y conocimiento básico de cómo funciona nuestro cerebro.
  • La aceptación de la diversidad
  • El aprendizaje permanente
  • Estar al servicio de nuestros clientes internos y entender la dinámica grupal
  • Practicar la escucha activa para evitar conflictos por gap generacional y otros motivos.
  • Actuar con humildad ( no la falsa humildad, sino aquella que nos remite a entender que no lo sabemos todo y que los otros, aportan tanta riqueza a la interacción humana como nosotros)
  • Conocer lineamientos de Neuro-Management para gerenciar equipos con Gap Generacional.
  • Practicar Inteligencia relacional como distintivo de los líderes
  • La Comunicación de Excelencia (o Comunicación Valorativa).

Estos valores Universales son los que están generando un movimiento global que conforma un nuevo paradigma, el paradigma social – conectivo que se relaciona con elevar la calidad en todas las conversaciones que creamos en los ambientes en que formamos parte, apelando a las emociones, que son el pilar que lo sostiene.

En un Estudio reciente de la Universidad de Harvard, los investigadores llegaron a la conclusión de que el Cociente de Éxito en los negocios, ya no es como antaño el índice de inteligencia, sino el índice emocional, o sea, la capacidad de un individuo de integrar inteligencia emocional en sus interacciones humanas, tanto personales como laborales. Del estudio, se desprendió que el 80 % de las decisiones que tomamos todos los días, tiene arraigo emocional. Solo el 20 % restante está justificado por la razón. Este cambio fundamental nos dice claramente que si no nos preparamos para aprender cómo funcionamos cada uno de nosotros a nivel emocional, nos será sumamente difícil conducir grupos en este contexto histórico- cultural, donde el gran desarrollo de la tecnología y la enorme diversidad de historias de vida, cultura y formación forman parte de la rutina diaria.

Es por eso que los líderes del SXXI, tenemos la obligación de generar estos cambios en forma gradual, pero sostenida, para que las nuevas generaciones integren desde nosotros estos valores, y evitemos de esta forma la “mala praxis” de atestiguar cada vez más, altos índices de deserción laboral, altísima rotación de personal y ambientes de trabajo insalubres, física y psíquicamente.

Para lograr un equilibrio, estos son solo algunos de los múltiples principios que llevan a la génesis de un Servicio de Excelencia:

El primer paso es definir cuál será la Filosofía de Excelencia del proyecto que se trate. Es decir, es necesario conocer cuál es nuestra Visión y nuestra Misión sobre lo que queremos lograr.

La diferencia entre ambas es que la Visión es una frase u oración que define el Espíritu del negocio. Por ejemplo: si nuestra empresa es una hostería, y nuestra Visión es: “Ser la hostería número uno en la preferencia de los clientes en este lugar” , entonces, la Misión será la forma en la que vamos a trabajar para lograrlo. Por ejemplo: “Realizaremos esta Visión a través de ofrecer capacitación permanente a nuestro personal, mantenernos firmes en los principios y valores que le imprimimos a nuestra gestión, escuchar a los clientes internos y a los huéspedes y accionar para mejorar, lograr una diferencia emocional en la interacción con ellos a través de los detalles de alto impacto que nos diferenciarán”, etc.

EL segundo paso para la génesis de un Servicio de Excelencia es APASIONARSE POR EL SERVICIO Y TRABAJAR PARA ELEVARLO PERMANENTEMENTE.

Es vital sentir la pasión por lo que uno hace, pero también es necesario sentir pasión por relacionarse e interactuar con la gente, tanto personalmente como en las redes sociales, que son el hito comunicacional del siglo XXI. Además, se debe trabajar para nivelar siempre “hacia arriba” y aprender a generar planes “B” en caso de irregularidades o contextos cambiantes imprevistos.

Estar al servicio de los clientes internos y externos marcará la diferencia a largo plazo, no solo de la preferencia de nuestros equipos en seguir colaborando con nosotros, sino de los clientes externos cuya mejor referencia será su recomendación sobre nuestro servicio o producto.

El tercer paso es contar con una estrategia sólida de acciones y de asignación de tareas para cada miembro de nuestro equipo. Los responsables de área deben estar alineados a nuestra Visión, y a la Misión que hemos de realizar para aspirar a ella, y deben ser capaces de transmitir con entusiasmo esta filosofía al resto de nuestro personal.

En este sentido, la Capacitación y Consultoría son vitales, en tanto un equipo motivado es doblemente productivo y ahorra tiempo y tareas, ya que logra auto-gestionarse al tener orgullo de “pertenencia”

El cuarto paso es la Autoevaluación permanente, empezando por los Líderes y tomadores de decisión.

Hay que auto-preguntarse: ¿ Eligiría yo mi propio emprendimiento / empresa si fuese un cliente externo? ¿Cómo está funcionando mi red comunicacional dentro de los equipos de trabajo? ¿Qué zonas debo mejorar para lograr un mayor equilibrio en la comunicación? ¿Conozco verdaderamente la realidad emocional de cada uno de mis empleados? Si no es así, ¿por qué no?-

Realizar una auto-evaluación honesta le brinda a los Líderes muchos datos jugosos que los ayudarán a corregir el rumbo y a planificar una mucho mejor política de comunicación interna y externa, lo que redundará en un mayor bienestar en el ámbito laboral.

El Siglo XXI viene marcando una enorme huella en el campo de las emociones y son ellas quienes dominan la escena en los negocios, nos guste o no. Por eso, ninguna persona que esté encarando un emprendimiento en esta época se librará de encontrase con esta realidad y deberá enfrentarse, tarde o temprano, a aprender herramientas de Comunicación  Valorativa que lo ayuden a generar mejores interacciones humanas, empezando por incorporarlas en sí mismo/a.

Porque la realidad es que si contamos desde la base con una filosofía de Excelencia en calidad en comunicación y servicio, y la Visión y Misión están alineadas de esta forma al quehacer diario, la rentabilidad está asegurada, aunque al principio no se logren los objetivos fijados. Es decir, trabajar por y para la Excelencia implica una inversión en tiempo y esfuerzo considerables, pero sumamente necesarias para cosechar aquellas metas con sentido que nos hayamos propuesto.

Y el dinero, tan vapuleado y con tanta mala fama, y del que se han dicho tantas cosas, que en síntesis es simplemente el medio de cambio que genera mayores elecciones diversas cuando contamos con él, y que tiñe indefectiblemente todos los aspectos de nuestra vida, será un reflejo real de ese trabajo fecundo.

Si te gustó el artículo, dejame más abajo tu comentario. Y si deseás más información, escribime a contacto@monicaarias.com.ar . Será un privilegio asistirte.

Muchas gracias, Mónica Arias.

Link al artículo

http://rda365.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=204%3Aconociendo-la-genesis-de-un-servicio-de-excelencia&catid=14%3Aactualidad&Itemid=244

 

 

 

Neuro-Liderazgo y Gap Generacional: honrando las diferencias para mejorar los resultados…

 

screen-shot-2016-09-20-at-6-17-15-pm

Hola, buenos días y Muy Feliz Primavera para Todos desde Buenos Aires, Argentina!

Anteriormente les brindé información sobre las diferentes generaciones que hoy conforman la fuerza laboral mundial y compartí con Uds algunas de sus características. Si aún no pudieron escuchar el audio, aquí va el link para que puedan hacerlo:

https://www.spreaker.com/user/neuro-liderazgoycomunicacion/neuro-liderazgo-y-gap-generacional-el-de

Hoy, tal como les prometí en el audio, les brindo algunas claves para generar mayor empatía, especialmente con la generación llamada Millennials, y que serán la base para lograr mayor conexión con la próxima generación que entrará muy pronto al mercado laboral, es decir, la generación Z, o C, según algunos autores, por su enorme poder de mantenerse siempre conectados. Vale recordar que toda la información que comparto puede adaptarse al área de la industria que sea. Es decir, estas son sugerencias generales, que pueden adecuarse a la complejidad y especificidad de cualquier empresa.

En principio recordemos que los Millennials aman las plataformas múltiples, particularmente las visuales, y las aplicaciones o apps. Por eso, si Ud como líder puede inspirarlos a crear una aplicación para su empresa, verá inmediatamente puesto el interés y esfuerzo de esta generación. Esta aplicación puede ser un elemento de marketing como también uno de comunicación interna, no es tan importante el para qué lo use, tanto como lo es que  los Millennials formen parte del proyecto de creación de la aplicación.

Como les comenté en el audio, los Millennials son altamente sensibles. Por eso, cualquier propuesta desde el Management que implique una mayor cercanía con todos los integrantes de un equipo o con otras divisiones o equipos de su empresa, será más que bienvenida por esta generación, que es además, altamente inteligente en materia emocional.

screen-shot-2016-09-20-at-6-11-15-pm

Otra sugerencia es que cuando realicen una presentación para un equipo de Millennials, incluyan más imágenes coloridas que texto, porque ellos son defensores del dicho: “Una imagen vale más que mil palabras”, y por ende comprenden mucho más cualquier cosa que se les comunique por vía visual.

Además, si tiene que hablarles de un cambio o un nuevo desafío grupal, tenga en cuenta que tanto esta generación como los pertenecientes a la generación X, aman la simpleza, por lo tanto evite abarrotarlos con datos innecesarios, use un lenguaje simple y llano, y si es posible, simplifique su discurso y báselo en el desafío en sí que tienen por delante y en su total apoyo para lograrlo.

Las geneeraciones más jóvenes miran, escuchan y toman nota en sus memorias, pero recuerde que obedecen de mayor grado a quienes lideran con el ejemplo. Por eso, si Ud generó en ellos la confianza suficiente, serán sus aliados en llegar a la meta que Ud quiera alcanzar. Revise entonces su propio sistema de creencias y forma de comunicar, no tema solicitar feedback cuando sea necesario y aprenda a corregir su manera de gestionar cuando precise hacerlo.

Cuando planifique las metas de sus equipos, especialmente si pertenecen a la Generación X o Millenilas, recuerde que a pesar de mantener muy alto su nivel de individualismo y constituir una verdadera raza de emprendedores, estas personas priorizan lograr el equilibrio entre su trabajo y su ámbito privado o familiar. Por eso, siempre tenga presente que ser inconstantes en sus trabajos es muchas veces un signo de la falta de alternativas flexibles de sus empleadores, y no un rasgo de su renuencia al compromiso. Por supuesto hay excepciones, pero lo interesante es animarse a revisar los propios modelos de cultura organizacional y ver si no estarán afectando la capacidad de integrar a estos jóvenes, resultando en una cultura que los excluye, simplemente porque no se los conoce a fondo.

Un error frecuente y actual de los Neuro-Líderes que pertenecen a generaciones anteriores, especialmente los Baby Boomers, es menospreciar y no valorar en su real medida las enormes habilidades sociales que posee esta generación. No se equivoque. Ellos pueden no tener la experiencia o comportamientos que a Ud le parece deberían ser “los correctos”, pero le aseguro que le llevarán muchas cabezas en lo que hoy en día es la ventaja competitiva más importante para triunfar en los negocios: la conexión emocional.

Si pertenecés a la generación Milllenials en cambio, y tu equiipo está compuesto por Baby Boomers o miembros de la generación X, intentá comprender que para llevarte bien con ellos no hay como “bailar a su ritmo”, siempre que esto no implique ir en contra de tus valores más importantes, por supuesto. Qué significa esto? Que tal vez  tengas que hacer un esfuerzo por trabajar en vos mismo /a rpimero, ya que liderarás personas en un ambiente donde muchas veces no serás comprendido/a, y hasta te sientas por momentos inclusive rechazado/a. Por eso, la mejor sugerencia que puedo darte es que, además de trabajar en vos mismo/a, comiences a practicar la escucha activa, y reduzcas drásticamente tus discursos….ya que cuanto más escuches a personas mayores que Vos y con más experiencia, mayor serán tus oportunidades de aprender de ellos, inspirarles confianza y lograr una gestión más fluida y con menos conflictos. Ah…y por cierto no olvides que su cuaderno, anotador o agenda tiene el mismo significado para que para vos tiene tu tablet o celular…y tenés que aceptar que tal vez así sea siempre. Después de todo: te pusiste a pensar qué pasaría si de golpe dejaran de funcionar los celulares, tablets y computadoras? Sí, los Baby Boomers tendrían los datos que a vos te hacen falta….

Por último, y va para todas las generaciones, recordemos que el cerebro es hiper curioso…y una de sus mayores ventajas es que puede hacer uso de la neuroplasticidad sin mayor dificultad. Esto significa que puede no solo absorber información en menor tiempo y aprender a gran velocidad, sino que puede aplicar lo que aprende también en tiempo récord. Por eso es importante reconocer la velocidad de interacción especialmente  de las nuevas generaciones como un valor a considerar, y para eso es preciso mantener a sus grupos de trabajo altamente motivados.

Además, la ciencia ha demostrado a través de innumerables experimentos que la conexión cerebro-corazón es real, siendo uno de sus últimos descubrimientos haber encontrado neuronas que habitan en el corazón y  refuerzan su campo magnético, 5000 veces más poderoso que el del cerebro.

screen-shot-2016-09-20-at-5-45-21-pm

Si entonces los Neuro-Líderes aprenden a sincronizar sus emociones con la razón, y logran la conexión emocional inside-out es decir, desde ellos mismos hacia los demás, habrán dado un paso enorme para cerrar la brecha generacional, porque las nuevas generaciones son expertas en caminar sobre el maravilloso puente que corazón y cerebro crean juntos todos los días y que nos permite comunicarnos con mayor fluidez y menor carga de conflictos, resistencia y miedo.

Los animo entonces a dar el paso transformador hacia la construcción de culturas organizacionales más dinámicas, inclusivas, divertidas y por ende, altamente productivas.

Para mayor información, pueden escribirme a contacto@monicaarias.com.ar o llamar al 155-937-3158. Será un privilegio asistirlos.

Muchas gracias! Mónica Arias.

Sos Líder y no sabés escuchar atentamente a los demás? Mejorá tu gestión con estas claves…

palabrasEscuchar con atención plena es un Arte. Y como tal, requiere práctica, pasión y compromiso activo en lograr una atención genuina hacia quien tenemos frente a nosotros y aquello que nos dice o nos expresa. Sin escuchar activamente, todo Líder termina siendo como mínimo, aburrido. Y en muchos casos, excesivamente agresivo. Porque no saber escuchar le roba a toda gestión la magia de una comunicación genuina y valiosa, portal hacia una cultura organizacional más inclusiva y exitosa.

En el siglo XXI, escuchar con atención se convirtió en una capacidad muy difícil de encontrar en los Líderes (padres, hombres de negocios, y toda persona que posee autoridad sobre otras) a pesar de que ya no es secreto el enorme valor de esta práctica para mejorar la relación con nosotros mismos y los demás.

Por el contrario, nos ocupamos y preocupamos durante horas diariamente para saber “qué y cómo diremos lo que queremos decir”. El lema actual parece ser: “hablá, decí algo, cualquier cosa, o desaparecés”.

Nuestro mundo se convirtió en un recinto gigante de “habladores” (charlatanes algunos) que a veces ni siquiera escuchan lo que ellos mismos dicen. Un lugar donde se tiende cada vez más a idolatrar el resumen de una vida volcada en el papel a expensas de escuchar atentamente a quien lo porta…Triste.

Mal de estos tiempos, la atención dispersa y la falta de interés en hacerse cargo del propio crecimiento agudizan una escucha pobre, pequeña que pretende ser, pero solo es “como si” .

De todas las virtudes de un Líder, la escucha activa es la más adecuada para mejorar las relaciones, porque convierte un simple intercambio de palabras en un verdadero elixir emocional. Es como si pudiésemos abrir un camino ancho y nuevo con aire fresco, lleno de estímulos positivos, que damos al escuchar y recibimos al entender a los otros. Claro que para eso hay que salirse del yoísmo extremo y las excusas inútiles que nos ponemos para no trabajar en lograr comunicarnos y llevarnos mejor.

Algunas claves para lograr niveles superiores de escucha activa o atenta, son los siguientes:

  • Pare de hablar e interrumpir. Cuando inicie una interacción con otro ser humano, recuerde hablar solo después de haber escuchado atentamente al otro. Uno de los comportamientos que más irritan es el de interrumpir una conversación. Evite hacerlo y su diálogo florecerá naturalmente.
  • Antes de hablar, haga una pausa breve. Permita que la otra persona que le está hablando tenga tiempo de completar lo que le quiere manifestar, de redondear su pensamiento. Intente esperar unos segundos antes de responderle.
  • Escúchese a Ud. Mismo /a. Sepa lo que dice y cómo lo dice, y sienta el contacto de su voz interna. Pregúntese: “Qué es lo que genuinamente quiero decir a continuación?”
  • Preste atención plena para comprender lo que le dicen. Ud no tiene que estar de acuerdo con lo que escucha, ni creer lo que le dicen, para entender el punto de vista de otra persona. Pero haciendo el esfuerzo de poner plena atención en quien le habla, logrará mayor cercanía y confianza, aunque su punto de vista sea distinto u opuesto.
  • Solicite aclaración cuando sea necesario. Si Ud no entiende lo que alguien le está diciendo, simplemente pida que se lo aclaren. Y luego hágale saber a la persona cuando haya entendido, siempre incluyendo una sonrisa, que no le hace mal ni a Usted ni a quien le habla, y le brindará mayor auto-confianza.
  • Demuestre interés a través de gestos corporales. La comunicación no verbal juega un papel importantísimo en la dinámica de un diálogo o una interacción humana entre muchas personas. Asiente con su cabeza, sonría, y mire a los ojos. Esta práctica le devolverá un interlocutor también interesado en lo que Ud responda o proponga.
  • Sea paciente y mantenga su mente abierta. Escuchar bien lleva tiempo y paciencia. La actitud de mantenerse interesado en la conversación es también un trabajo que da frutos. Sea curioso/a sobre los temas que conversa, siempre pregunte por aquello que no conoce o no sabe y mantenga una actitud de genuino aprecio por quien habla en todo momento.
  • Escuche atentamente y descubra nuevas posibilidades e ideas que puede “ver” en la conversación, en vez de repetir patrones de juzgar y evaluar al otro. Nuestro cerebro es social. Por ende, si aprendemos a escuchar, nuestras neuronas trabajan mucho más activamente, realizando las sinapsis precisas para no solo entender mejor lo que escuchamos, sino para encontrar en ese entendimiento, nuevas posibilidades de trabajo y cooperación mutuos.
  • Por último, intente escuchar cada vez mejor, siendo empático/a y compasivo con los demás. Apague su celular. Le aseguro que no morirá ni tampoco nadie lo hará. Y su cerebro le quedará eternamente agradecido, ya que lo bombardeamos con la tecnología y sus descargas nocivas para su constitución no apta para absorberlas. Manténgase lejos de cualquier distracción – sí, también incluya su computadora o tablet –  al hablar con otro ser. Practique ponerse en los zapatos de quien habla con Usted, sea un empleado, su jefe, un par, su hijo, mujer, esposo o quien sea. Al principio le costará un poco, pero luego Ud mismo/a se sentirá agradecido por haber sido perseverante.

Si sigue estas pautas básicas, su comunicación mejorará, y por reflejo lo harán sus relaciones, porque se habrá convertido en un verdadero experto/a en escucha activa.

Como sugerencia, comience la práctica diaria de anotar en un cuaderno, su computadora o celular lo siguiente:

Cada vez que decide NO escuchar activamente. Pregúntese luego: Qué tipo de efectos / resultados le produjo esa decisión? Anote las respuestas.

Cada vez que decide experimentar la escucha activa. Pregúntese luego: Qué diferencia en efectos / resultados pudo observar? Anote las respuestas.

Se asombrará de confirmar el enorme poder positivo de escuchar activamente a los otros, y de todos los beneficios que esta práctica fecunda le aportarán como Líder, en todas las áreas de su vida, especialmente, en su ámbito laboral.

Si desea más información sobre cómo convertirse en Neuro-Líder inspirador y tornar su personal en equipos de éxito, escribame a contacto@monicaarias.com.ar .

Y si le gustó el artículo, por favor deje su comentario más abajo.

Muchas gracias,  Mónica Arias.

Skype: monica-m-arias – contacto@monicaarias.com.ar

 

 

 

Transformate en Neuro-Líder y lográ equipos de Excelencia.

LIDERES

En la Era de las Emociones, nos parece que el tiempo no alcanza. Vivimos “contra-reloj”, en una vorágine aparentemente imparable, y en ambientes donde el caos parece reinar muy a nuestro pesar. Violencias de variada índole en el seno familiar y en los ámbitos de trabajo se hacen sentir con crudeza, muchas veces dejando huellas muy difíciles de superar. Los líderes se ven sobre-exigidos y esta carga emocional negativa se plasma en la comunicación con sus equipos, deteriorando las relaciones, el ambiente laboral y por ende, los resultados. Una salida es posible: transformarse en Neuro-Líder…

Conocer cómo se gesta la violencia y cuáles son sus síntomas primarios es importantísimo pero no suficiente para evitar caer en la trampa del auto-sabotaje y poder sanar aspectos imperceptibles pero latentes en nuestra forma de comunicarnos.

En este sentido, tanto la Neurociencia como la Psicología Positiva y el enfoque de nuevos aportes de disciplinas milenarias con base científica, brindan conocimientos y prácticas clave que ayudan tanto a familias como a organismos y empresas a detectar situaciones de violencia, neutralizarlas o evitarlas. En líneas generales, y en el mundo estrictamente empresarial, la violencia (explícita o implícita) suele ser, además, el resultado directo de la ignorancia sobre sus efectos negativos para todos los involucrados en su dinámica altamente nociva.

No en vano es a comienzos este siglo donde el advenimiento y auge de las aptitudes femeninas para ocupar cargos de alta responsabilidad en fueros privados y públicos están siendo cada vez más notorios en las sociedades occidentales. De hecho, las Empresas que así lo han entendido se están beneficiando enormemente de la esencia femenina en los negocios, especialmente de la empatía y la capacidad mediadora que toda buena Líder sabe demostrar.

Esto no implica un enfrentamiento con el liderazgo masculino de ningún modo. Todo lo contrario. La complementariedad es la clave. Los varones que saben reconocer y adoptar en su gestión algunos de los poderes femeninos por excelencia como la Apreciación, Gratitud, Receptividad, Suavidad y Conectividad emocional,  también logran transformar su vida de relación positivamente, tanto en su ambiente privado como en su diaria gestión.

Gracias a la tecnología actual, la Neurociencia hoy puede “medir” con precisión estos cambios positivos en las estructuras neuronales, y  la transformación que logran en el comportamiento humano para llevar una vida mucho más plena. Cada uno de Nosotros es una Totalidad en sí misma (Universo interior) que comparte una Totalidad Mayor (Humanidad y Universo exterior), y el gran Misterio de vivir. Estamos inmersos en un proceso de evolución permanente, que para cada persona es único, y que nos lleva a la búsqueda de alternativas de encuentro en todos los terrenos humanos.

Por otro lado, nuestros cerebros son tan fantásticos, que encontrarán siempre la forma de proveernos de alegría bajo cualquier circunstancia – también una capacidad femenina – ya que su función primaria es la supervivencia, y lograrla con el menor desgaste de energía posible.

Como todos sabemos, la perfección no existe. Es una quimera solo alcanzable cuando no hay nada más que aprender….es decir, cuando la vida se extingue…Por eso es importante tomar la decisión de transformarnos si es preciso, e invertir una buena cuota de coraje para no dejarnos ganar por la insatisfacción o la frustración, ya que crecer implica siempre un trabajo sostenido, no exento de sinsabores.

Gracias a su enorme capacidad plástica, llamada Neuro-plasticidad, nuestros cerebros mantienen sus cualidades de curiosidad y creatividad en toda etapa y ciclo de vida en el que nos encontremos. Para convertirse en Neuro-Líder inspirador, nada mejor que aprender Comunicación Valorativa apuntando a trabajar por la Excelencia – que no es lo mismo que la perfección-  y  diseñar ambientes laborales más estables, alegres y productivos, evitando así repetir esquemas que nos roban neuronas, dinero y tiempo (este último, no recuperable).

Qué hacer entonces hoy mismo para transformar un ambiente tóxico en uno más comprometido y unido? He aquí los primeros pasos para educar al cerebro en la transformación:

  1. Empezá por mantener una rutina diaria de respiración profunda y consciente ni bien te despertás.
  2. Si podés sumar unos minutos diarios de meditación o mindfulness, mucho mejor.
  3. Continuá por realizar un breve ritual de Agradecimiento: cada día, en un diario o agenda, escribí por lo menos 5 cosas por las cuales estás profundamente agradecido/a ( a Dios, el Universo, la Fuerza Divina o lo que consideres de Orden Superior). Este simple ritual, es muy poderoso, porque donde hay Gratitud, no puede haber escasez, dudas, miedos o intranquilidad. “La Gratitud abre la plenitud de la vida. Convierte lo que tenemos en suficiente y más. Transmuta la negación en aceptación, el caos en orden, la confusión en claridad. Puede convertir una simple comida en un festín, una casa en un hogar, a un extraño en un amigo. La Gratitud da sentido a nuestro pasado, trae paz al presente y crea una visión para el futuro” Melodie Beattie.
  4. Luego, te sugiero “hables” con tu mente (función cerebral) como si fuese tu mejor amiga, porque lo es. Nuestros cerebros son computadoras orgánicas. Ellas harán aquello que le pidas, sin esfuerzo, siempre que sepas dirigirte a ella con las palabras e intenciones justas. Por ejemplo, si durante un tiempo pensaste que algo en particular iba a ser imposible de lograr (que tu equipo sea homogéneo, más productivo y baje su nivel de conflictos) comenzá a decirte: “Esto es algo que requerirá más paciencia de la que pensaba, y tal vez un conocimiento que aún no tengo, y que puedo aprender, sé que lo puedo lograr, porque tengo recursos internos y también puedo contar con aquellos recursos externos adecuados que podrán ayudarme, gracias!” La mente precisa convertir lo difícil en fácil “virtualmente” primero, y luego, “ir” por la solución más próxima.

    Cerebroarbol

  5. Mantené contacto sostenido con la naturaleza. No es necesario que viajes, un simple paseo por un parque o plaza donde puedas permanecer un rato cerca de los árboles, te brindará una sensación muy grande de bienestar y mejorará tu ánimo.
  6. Disfrutá de momentos compartidos de cariño cada vez que puedas.
  7. Hace algo positivo por alguien sin esperar nada a cambio…

Estudiar y aplicar Neuro-Liderazgo y Comunicación Valorativa, hacia Vos mismo/a y luego hacia tus equipos, te ayudará muchísimo a crear otro tipo de circunstancia personal y laboral, ya que el cerebro absorbe cada palabra, frase e intención y la hace propia. De manera que si lograras alinear tus intenciones en función de generar armonía para Vos, los tuyos y tu equipo de trabajo, no te parece buenísimo dejar de repetir patrones nocivos de comunicación y comportamiento con quienes comparten tu vida y trabajo? Recordemos que Einstein decía que la locura es hacer en forma rutinaria las mismas cosas con la ilusión de obtener resultados diferentes….Entonces, estás listo/a para convertirte en Neuro-Líder y lograr equipos de Excelencia?

Para ayudarte a plasmar una mejora sustancial en tu gestión y resultados, mi Consultoría en Neuro-Liderazgo y Comunicación Valorativa te brindará herramientas simples y fáciles de aplicar para transformar-te y transformar tu ambiente laboral tóxico y tu personal desmotivado en equipos de éxito.

Escribime a contacto@monicaarias.com.ar y solicitá una consulta sin cargo por Skype o por teléfono.

Muchas gracias, Mónica

PS: El enlace siguiente provee información e investigaciones científicas de interés, basadas en la Neuro-psicología de la violencia.

http://www.psicologiacientifica.com/neuropsicologia-de-la-violencia/